Tag

sostenibilidad archivos - Foro Iberoamericano

Una agenda verde común

Creado por Sin categoría Sin Comentarios

Si bien Europa cuenta con una mayor capacidad tecnológica y financiera, América Latina tiene elevados índices de radiación solar y las condiciones climáticas relativamente estables que reducen la intermitencia y permiten generar electricidad a menor costo.

A primera vista ,Europa y América Latina y el Caribe son dos regiones disímiles con poco espacio para la acción conjunta. Hay una brecha abismal en los niveles de ingreso por habitante, mientras que el comercio exterior entre las dos regiones es mínimo: solo el 5% de las importaciones de la Unión Europea provienen de la región y está concentrado en pocos países como Brasil y México.

En términos de la agenda verde, también existen grandes asimetrías. Las emisiones históricas de gases efecto invernadero en América Latina y el Caribe son una fracción de las europeas. La matriz energética latinoamericana ha sido históricamente más limpia, debido al mayor porcentaje de fuentes renovables. Más importante aún, la región tiene un mayor nivel de exposición, y menos capacidad de adaptación, frente a las consecuencias del cambio climático.

Como se evidenció en la reciente reunión de ministros de Finanzas de la UE y de América Latina y el Caribe, convocada por el gobierno de España y CAF-banco de desarrollo de América Latina y el Caribe, existen grandes diferencias en la coordinación de las políticas estatales. Mientras que la Unión Europea cuenta con la capacidad de adoptar estrategias comunes, la región carece de mecanismos efectivos de coordinación. Esto es especialmente notorio en el campo las políticas climáticas.

Dadas estas notables diferencias, los relanzamientos de las relaciones entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea enfrentan un comprensible escepticismo a ambos lados del Atlántico. Sin embargo, la actual alineación de intereses puede constituir un punto de inflexión en materia de cooperación. Dos regiones que comparten valores democráticos y defienden el multilateralismo, como siempre se ha dicho, están ahora genuinamente preocupadas por la amenaza que representa el cambio climático.

Por ello, la alianza para avanzar en la agenda para la descarbonización de las economías representa una oportunidad única de colaboración.

Esbozar algunas ideas en esta dirección es parte de un trabajo reciente que realizamos con Pierpaolo Cazzola en la Universidad de Columbia.

Si bien Europa cuenta con una mayor capacidad tecnológica y financiera, América Latina tiene elevados índices de radiación solar y las condiciones climáticas relativamente estables que reducen la intermitencia y permiten general electricidad a menor costo. La región tiene el potencial de aumentar en más de un 460% su capacidad de energía solar y eólica hacia 2030. Europa, por su parte, puede desarrollar la producción de equipos, como los paneles solares, algo en lo que China ostenta una ventaja actual.

Transformar las energías limpias en productos con una baja huella de carbono, con valor agregado, es el objetivo de América Latina y el Caribe.

Un buen ejemplo es el hidrógeno verde, algo para lo cuál la UE ya se comprometió con 2.000 millones de euros para apoyar su producción en Brasil. Otros países de la región desean hacer parte de los «corredores de suministro de hidrógeno» de la UE.

La electrificación del transporte es otra área de atractiva para la colaboración. América Latina es un aliado natural para el suministro de minerales requeridos para la producción de baterías y otros componentes. Europa podría transformar sus plantas de producción de automóviles con motores de combustión interna ubicadas en México, Brasil, Argentina y Colombia en fábricas para la producción de vehículos eléctricos, comenzando por los autobuses y vehículos de dos y tres ruedas. Santiago de Chile y Bogotá son las dos ciudades, fuera de China, con mayor flota de buses eléctricos del mundo.

Por otra parte, la región puede desempeñar un papel estratégico en el suministro confiable de gas natural licuado (GNL) para Europa. Además de Perú y Trinidad y Tobago, otros países de la región podrían convertirse en explotadores de GNL a lo largo de la década. El aumento de la producción de fertilizantes, algo en lo que el canciller alemán ha puesto énfasis, es otra posibilidad basada en las reservas de gas natural.

Entre los temas polémicos, el Mecanismo de Ajuste en Frontera por Carbono (CBAM, por sus siglas en inglés) es quizá el mayor obstáculo para la alianza transcontinental.

Europa debe tener en cuenta la capacidad de pago para fijar el precio del carbono aplicable y moderar el impacto de la implementación del CBAM en las exportaciones de América Latina y el Caribe. Se requiere un acuerdo político para la aplicación de precios del carbono equivalentes a los de la UE en los países de la región se haga gradual y progresivamente.

Otro área de tensión puede surgir de diferencias respecto al ritmo de transición verde en la agricultura. Más que restricciones a los productos agrícolas latinoamericanos, que afectarían la seguridad alimentaria global y comprometerían el ingreso de millones de productores de la región, los esfuerzos de cooperación deberían centrarse en inversiones para mejorar el rendimiento de los cultivos y aplicar prácticas de gestión ganadera más sostenibles y eficientes, para garantizar un uso más eficaz de la tierra y reducir así la necesidad de ampliar las fronteras agrícolas. El compromiso de la UE con la reducción de la deforestación debe contribuir a que los países de América Latina y el Caribe con extensos bosques tropicales puedan implementar políticas asequibles, escalables y trazables para reducir las emisiones relacionadas con el uso del suelo.

Por último, el acceso a recursos financieros con un menor costo para los países de América Latina y el Caribe es una necesidad transversal para avanzar en los distintos frentes para lo cual debe fortalecerse la presencia de la banca de desarrollo europea en América Latina y el Cribe.

En conclusión, las oportunidades para una agenda mutuamente beneficiosa deben ir más allá del papel de la región como proveedor de materias primas para la UE, al tiempo que sus desafíos de desarrollo deben abordarse adecuadamente.

Fuente: El País. América Futura

Técnicas Reunidas arranca un proyecto de hidrógeno verde en Australia.

Creado por Hidrogeno Verde, Sin categoría Sin Comentarios

Técnicas Reunidas y la empresa australiana Allied Green Ammonia han acordado el inicio de las actividades para desarrollar las primeras fases de un proyecto de producción de hidrógeno y amoniaco verde en el Territorio Norte de Australia.

La planta podría entrar en operación comercial en el año 2028 y supondría una inversión total que actualmente se estima de 8.500 millones de dólares, según ha adelantado el comunicado.

En cualquier caso, esta inversión solo se hará real si las negociaciones emprendidas por el cliente para cerrar la financiación concluyen de forma satisfactoria.

Mientras tanto, una vez acordado el inicio de la actividad, arrancarán los trabajos relativos a las fases de ingeniería básica (BED) y de diseño (FEED) de una planta que producirá 165.000 toneladas anuales de hidrógeno verde, que serían utilizadas para generar 912.500 toneladas anuales de amoniaco verde.

De esta forma, la compañía defiende que la instalación haría una «sustancial contribución» a la transición ecológica, pues el amoniaco verde, aparte de ser un fertilizante cuyo uso proporciona ventajas medioambientales, es un combustible libre de emisiones.

En el caso de las negociaciones con diversas entidades, empresas industriales y fondos de inversión que hay en curso confirmaran el cierre financiero del proyecto. Se abordarían las fases de ingeniería de detalle y la ejecución material de la planta, a través de un contrato tipo EPCm (ingeniería, compras y gestión de la construcción).

Para Técnicas Reunidas, el proyecto se inscribe en el impulso que la compañía está dando a sus actividades de descatolización y la transición ecológica, especialmente tras el lanzamiento de Track, su nueva solución estratégica en este ámbito, que tuvo lugar el pasado mes de marzo.

A su vez, Allied Green Ammonia es una compañía creada expresamente para el desarrollo de instalaciones de hidrógeno y amoniaco verde en el Territorio Norte de Australia.

Fuente: El Economista

Primer electrolizador flotante para producción de hidrógeno verde en alta mar del mundo

Creado por Hidrogeno Verde Sin Comentarios

No es ningún secreto que la Unión Europea está empeñada en impulsar la energía limpia, y su más reciente proyecto tiene al hidrógeno verde en el centro del escenario. A través del EU Clean Hydrogen Partnership, han destinado €20 millones para un innovador sistema que obtendrá hidrógeno directamente del agua del mar, utilizando energía renovable.

Dos gigantes energéticos se suman a la ola verde

Entre lo beneficios de este ambicioso proyecto se encuentran Plug Power, una firma estadounidense que se inició en el ámbito de las pilas de hidrógeno para carretillas elevadoras, y Lhyfe, una empresa francesa que se alió con actores internacionales para distribuir hidrógeno verde por toda Europa. Estas dos potencias forman parte del consorcio de nueve miembros que operan bajo el nombre de HOPE (Hydrogen Offshore Production Europe).

El proyecto piloto que dio pie a grandes ambiciones

En 2021, ambas empresas sorprendieron al mundo al inaugurar una planta de hidrógeno en alta mar, considerada la primera de su tipo. La innovadora instalación estaba compuesta por un electrolizador de 1 megavatio en una plataforma flotante. El éxito del proyecto abrió las puertas a la nueva instalación de 10 megavatios, capaz de producir 4 toneladas de hidrógeno al día. Esta revolucionaria operación se situará en el Mar del Norte, cerca del pueblo de Ostend en Bélgica, y se planea que sea el eje central de la industria de hidrógeno verde belga.

Sostenibilidad

El proyecto HOPE no solo busca obtener hidrógeno. Su visión incluye la sostenibilidad en cada fase, desde la reutilización de estructuras antiguamente dedicadas a la industria del petróleo y gas, hasta sistemas de tratamiento de agua de mar eficientes en energía. Además, el transporte del hidrógeno hacia tierra firme se realizará a través de un innovador tubo compuesto de termoplástico de más de 1 km de longitud, una alternativa más sostenible al acero.

Fuente: EcoInventos