Tag

transporte archivos - Foro Iberoamericano

El hidrógeno se prepara para ser clave en el futuro propulsado por el desarrollo tecnológico e industrial

Creado por Hidrogeno Verde Sin Comentarios

El hidrógeno, el vector energético de la descarbonización

El hidrógeno, el vector energético de la descarbonización. Es uno de los vectores llamados a contribuir a la descarbonización del mix por su limpieza y eficiencia. Sin embargo, precisa todavía de un mayor despliegue que permita abaratar sus costes de producción.

Un sustituto de cero emisiones para el gas natural en los ámbitos domésticos e industrial y para los derivados del petróleo en la automoción. El gran aliado de las renovables gracias a su capacidad de almacenamiento. Un generador de riqueza y empleo que por fin desbloqueará la transición hacia una economía más sostenible. Todas esas bondades y predicciones sobre el hidrógeno verde son 100% ciertas, pero habrá que tener paciencia hasta que se convierta en el vector energético de la descarbonización.

Hay que tener en cuenta que la tecnología que se emplea para generar hidrógeno verde está todavía en unas fases de desarrollo muy incipientes. Por tanto, abaratar los costes de producción es todavía complicado, lo que repercute también en el precio final que pagan los consumidores. Algunos expertos, los más optimistas, esperan que este abaratamiento se produzca durante la actual década. Sin embargo, otros que también conocen bien el nivel de despliegue del hidrógeno renovable opinan que el proceso será algo más largo de lo previsto.

El precio del hidrógeno verde

«Entre 2030 y 2035 se comenzará realmente a reducir el precio del hidrógeno verde», afirma José Ignacio Zudaire, presidente del Corredor Vasco del Hidrógeno (BH2C) y directivo de Petronor, filial del Grupo Repsol. Ese abaratamiento llegará, en su opinión, como consecuencia del siguiente proceso: «Además de la reducción de costes en toda las etapas de producción, el precio de la tonelada de emisiones de dióxido de carbono es cada vez mayor. Por tanto, el uso de hidrógeno gris o de derivados del petróleo será cada vez menos rentable y el precio del hidrógeno verde se acercará al de estos combustibles».

Según los datos que maneja Zudaire, «el hidrógeno verde triplica el precio del gris, que ahora se sitúa entre 2,5 y 3 euros por kilo». Una diferencia abismal cuya reducción sólo se puede acelerar más, a su juicio, con la siguiente fórmula. «Una política de ayudas públicas que aporten el empuje y la confianza necesaria, permitiendo un desarrollo tecnológico e industrial alrededor de esta nueva economía del hidrógeno para que genere retorno y valor añadido».

Inversión

El actual Gobierno en funciones es consciente de la importancia que tiene el apoyo administrativo para acelerar este proceso. Está realizando una fuerte apuesta por este vector energético. De hecho, desde la publicación de la Hoja de Ruta del Hidrógeno (dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de 2020), esta apuesta ha ido subiendo. «El Miteco ha comunicado a la UE, a través del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, la intención de ampliar el presupuesto del hidrógeno en 1.500 millones. La UE ha aceptado, pasando el presupuesto de 1.555 a 3.055 millones para invertir durante los próximos cuatro años». Recapitula Javier Brey, presidente de la Asociación Española de Hidrógeno (AEH2).

Proyectos pioneros

Con el objetivo de desatascar la producción de hidrógeno renovable, el Miteco ha repartido esta potente inversión en varias líneas de ayudas conocidas como H2 Pioneros. La primera convocatoria otorgó 150 millones a 19 proyectos con viabilidad comercial de generación y consumo local de hidrógeno renovable en la industria, el transporte pesado y otros sectores de difícil descarbonización. La segunda, cuyo plazo se cerró el pasado 31 de julio, espera repartir la misma cantidad. Entre los criterios de adjudicación se ponderará la participación de pymes, la reducción de emisiones, la economía circular, la creación de empleo y la igualdad de género.

A estos dos paquetes de ayudas hay que sumarle otros cuatro enmarcados en la iniciativa H2 Cadena de Valor, dotados con un total de 250 millones de euros. Estas subvenciones están pensadas para financiar proyectos destinados a impulsar el conocimiento técnico y la capacidad productiva mediante el desarrollo de avances tecnológicos.

Generación de empleo y riqueza

Con todo esto, apunta Brey, «se espera que en España se generen 85.000 nuevos empleos alrededor de toda la cadena de valor del hidrógeno hasta 2030». De hecho, como recuerda, hay pocos países con unas condiciones similares para explotar las ventajas del hidrógeno verde. Principalmente, por tres motivos: «España tiene un gran potencial renovable que permitirá incluso exportar. Centros de investigación que publican el 3,8% de los artículos divulgativos sobre el hidrógeno del mundo y una industria con un importante peso en el PIB».

Para aprovechar este potencial y el gran paquete de ayudas proporcionado por el Miteco, es indispensable un buen entendimiento entre Administración y tejido empresarial. Y según los datos que manejan en la AEH2, parece que todo va por buen camino. Esta entidad, que representa al sector del hidrógeno a nivel nacional, ha realizado recientemente un censo entre sus asociados. Entre ellos hay empresas, centros de investigación y algunas de las instituciones más activas en el impulso de esta tecnología. En total, ha contabilizado 123 proyectos, 35 de ellos integrados, con producción y uso, así como 10 valles de hidrógeno. «Los proyectos planteados para 2030 ascienden ya al potencial de 11 gigavatios. Se espera que se movilicen inversiones de 21.000 millones de euros en colaboraciones público-privadas, superando las predicciones de la Hoja de Ruta del Hidrógeno y el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte)».

Un combustible eficiente

Entre todas las aplicaciones posibles del hidrógeno, siempre se ha esperado que el primer gran impulso de este vector lo diese la automoción. Los vehículos propulsados por hidrógeno son ya una realidad y a nivel de fabricación no suponen una gran dificultad. Además, el hidrógeno como combustible puede ser tan eficiente como los derivados del petróleo. De hecho, tal como resalta Brey, «con un metro cúbico de agua, se produce el hidrógeno suficiente como para que un vehículo tenga combustible para un año». Y no sólo eso, ya que, además, «un kilo de hidrógeno puede desplazar un turismo básico a lo largo de 120 kilómetros».

Sin embargo, éste ha sido uno de esos casos en los que, según Brey, se ha generado «un círculo vicioso» alrededor de esta tecnología. «Se esperaba que hubiese 150 estaciones de servicio en 2030 y, sin embargo, el censo de proyectos de AEH2 sólo recoge por el momento 34. Nadie va a instalar puntos de repostaje si no hay coches de hidrógeno y viceversa».

Es precisamente ahí donde entran de nuevo en juego los proyectos integrados. Estos proyectos tienen en cuenta desde su concepción las aplicaciones de uso relacionadas con la movilidad y la automoción. Por ejemplo, el BH2C ha llegado a un acuerdo con el fabricante vasco Irizar para desarrollar un prototipo de autobús de largo recorrido. Su autonomía ascenderá a los 1.000 kilómetros con una sola carga.

Miguel Ángel Fernández, gerente del Centro Nacional de Hidrógeno, cree que la solución para desbloquear el círculo vicioso del que habla Brey está, en abaratar los costes de producción y que eso repercuta en el bolsillo del ciudadano. «El objetivo es conseguir unos niveles de precio para el usuario inferiores a los de l gasolina y el diésel. Y que el coste del kilómetro sea similar al del eléctrico, de entre 1,5 y 2 euros a los 100 kilómetros».

Por todo esto, el hidrógeno puede ser el vector energético de la descarbonización.

Fuente: El Mundo

El hidrógeno verde, una esperanza en la transición energética de la industria alimentaria.

Creado por Hidrogeno Verde Sin Comentarios

Expertos en energía han señalado el hidrógeno verde como un elemento clave en el proceso de transición energética de la industria alimentaria, siempre que se acompañe de avances tecnológicos para garantizar su rentabilidad. Estas declaraciones han sido realizadas por Carlos Martín Graña, Responsable de Operaciones de Enerjoin, durante una jornada organizada por la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis.

En este encuentro, Martín Graña destacó que todos los sectores industriales están llamados a llevar a cabo una transición hacia la descarbonización, con un enfoque especial en la industria alimentaria, que utiliza gas natural en sus procesos generadores de calor.

«En este contexto, estamos evaluando el papel del hidrógeno verde como alternativa al gas natural», afirmó.

El hidrógeno verde se ha convertido en un componente esencial para abordar el cambio climático a nivel global. La Unión Europea ha enfocado su atención en proyectos basados en esta alternativa, financiándolos a través de fondos Next Generation.

Sin embargo, Martín Graña subrayó que para que esta transición sea viable en un futuro cercano, es necesario realizar inversiones significativas en tecnología de producción, comprensión, transporte y almacenamiento. Estas inversiones son cruciales para hacer que el hidrógeno verde sea económicamente rentable.

Otro aspecto fundamental para el éxito de esta transición es la creación de un marco regulatorio estable que incentive a las empresas a realizar las inversiones necesarias. Es muy importante generar certidumbre para llevar a cabo estas inversiones, y que las administraciones respalden esta transición hacia una energía limpia, renovable, almacenable y transportable.

El sector del hidrógeno verde está poco desarrollado en España y aún más en la industria alimentaria, donde hay pocos proyectos en marcha. En este sentido, existe la necesidad de invertir en la infraestructura del transporte actual, ya que los sistemas de gas natural solo pueden acomodar una fracción limitada de hidrógeno verde. Además se requieren inversiones en los propios equipos de la industria alimentaria para utilizar de manera efectiva el calor generado por el hidrógeno verde, que difiere significativamente del gas natural.

Esta jornada forma parte de las actividades del proyecto Sinergia de Vitartis, cuyoo objetivo es impulsar proyectos colaborativos innovadores de eficiencia energética entre los miembros asociados.

Fuente: El Bierzo Digital

Naturgy y Wilfire Energy se alían para generar hidrógeno verde a partir de residuos.

Creado por Hidrogeno Verde Sin Comentarios

Naturgy y la empresa australiana Wildfire Energy han alcanzado un acuerdo para investigar y desarrollar una novedosa tecnología de gasificación, denominada MIHG (Moving Injection Horizontal Gasification), que permite obtener hidrógeno verde de alta calidad, con emisiones netas de carbono negativas, a partir del tratamiento de una amplia gama de residuos secos urbanos y agrícolas.

La alianza, de la que ha informado este jueves Naturgy en un comunicado, se traduce en que Wildfire operará una planta piloto en Brisbane (Australia) para la producción de hidrógeno para su uso en cualquier aplicación, incluida la movilidad.

Por su parte, la multinacional española aprovechará su experiencia en proyectos de gases renovables para validar el proceso y asegurar su escalabilidad a nivel industrial, con el objetivo de estudiar su implementación en España y en Europa.

Compromiso de Naturgy con los gases renovables

El director de innovación de Naturgy, Jesús Chapado, ha puesto esta colaboración como muestra del compromiso de la empresa española con los gases renovables.

Por su parte, el director general y director ejecutivo de Wildfire, Greg Perkins, ha reivindicado su tecnología de conversión de residuos en hidrógeno a través de operaciones piloto adicionales y ha añadido que espera completar su estudio conceptual para un primer proyecto en España.

Primer proyecto de BioGNL en España

El pasado 8 de septiembre Naturgy anunció que impulsará el primer proyecto de BioNGL en España dentro de su compromiso con la descarbonización del actual mix energético y la innovación en materia de sostenibilidad. El BioGNL es biometano, un gas renovable producido a partir de la valorización de residuos, que en este caso se licua para transportarlo hasta el consumidor final, este proceso es fundamental para impulsar la descarbonización del transporte.

ADDSynergy, del Grupo Pietro Fiorentini, será la empresa encargada de la implementación de un proceso que permitirá obtener de forma integrada BioGNL y CO2 líquido para conseguir la captura de CO2 y el incremento de calidad del BioGNL. Esta captura concederá una intensidad de carbono negativa al producto, lo que supone un hito muy relevante para cumplir con los objetivos de descarbonización comprometidos por España.

Papel protagonista para el gas renovable en la transición energética

Dentro de todos sus potenciales usos, el BioGNL, tiene un gran potencial para impulsar la descarbonización del trasporte pesado por carretera y marítimo a un coste razonable. Este gas renovable es distribuido a terminales de GNL para ser usado como combustible para barcos o transporte pesado por carretera. Su producción está creciendo rápidamente en Europa al ser reconocido como un combustible necesario y de alto potencial para la transición energética que puede ser mezclado con GNL de origen fósil.

Fuente: Intereconomía

España lanza un «macrotest»de mercado para poner a prueba la revolución del hidrógeno verde

Creado por Hidrogeno Verde Sin Comentarios

Enagás activa el proceso para comprobar el interés real de energéticas e industrias por el nueo gas verde y por los grandes corredores de tubos para transportarlo.

España aspira a convertirse en el primer gran «hub» de hidrógeno verde del mundo y ser protagonista de la que se espera sea nueva revolución energética para impulsar la descarbonización. Grupos energéticos e industriales cuentan ya con una megacartera de casi un centenar de proyectos de producción de hidrógeno renovable, que utiliza electricidad procedente de energías renovables para su generación, repartidos por todo el país. Y el Gobierno ya ha proyectado una red de grandes corredores de tubos para transportar el nuevo gas verde tanto dentro del país omo hacia Europa.

Ante el aluvión de proyectos, España lanza el primer gran test de mercado para conocer el interés real de las energéticas para producir hidrógeno verde y de la gran industria para consumirlo.

Enagás, el gestor del sistema gasista español y operador de red de gaseoductos, se dispone a activar el proceso para medir por primera vez el volumen de oferta y demanda que podría tener el hidrógeno verde en el mercado español y chequear la voluntad de energéticas e industria de utilizar corredores troncales para transportar el hidrógeno. Enagás presentará la próxima semana las características y objetivos del macrotest a productores de hidrógeno, consumidores industriales, comercializadoras energéticas y a agentes intermediarios.

Radiografía del futuro boom

Trás la presentación pública, el grupo abrirá a partir del 22 de septiembre y durante dos meses una «call for interest» para que productores y consumidores presenten ofertas no vinculantes para utilizar la futura red de tubos. El grupo dará a conocer los resultados de esta primera «call for interest» en el primer trimestre del próximo año.

Captación de clientes de los tubos

A lo largo de 2024 abrirá otro proceso ahora sí vinculantes de las compañías (conocido como «open season») y que supondrá de manera efectiva el inicio de la captación de clientes para los futuros hidroductos.

La del hidrógeno verde, que utiliza electricidad procedente de energías renovables para su generación, está llamada a ser una de las próximas grandes sacudidas del sector energético en unos años, con el objetivo de sustituir el gas natural por un gas verde sin emisiones.

Enagás lleva años trabajando en el diseño de la denominada columna vertebral española del hidrógeno, que comtempla la construcción de grandes corredores internos de transporte y también de conexiones internacionales por unos 7.000 millones de euros. Está prevista su ampliación y desarrollo, según crezcan la oferta y la demanda de hidrógeno verde, que no produce emisiones de CO2 al ser obtenido con electricidad procedente sólo de energías renovables.

Los corredores internos y el H2Med

El test de mercado que ahora arranca está pensado para chequear el interés por utilizar la red de corredores internos para mover el hidrógeno dentro de España. España ha proyectado la construcción de dos grandes corredores internos de transporte de hidrógeno verde y ha presentado la petición a la Comisión Europea de que sean reconocidos como proyectos de interés común de la UE y recibir así fondos europeos para financiar las inversiones necesarias.

La red de corredores internos se utilizarán para mover el hidrógeno entre centros de producción y de consumo, pero también alimentará la futura gran conexión con Europa. España, Francia y Portugal han pactado impulsar el primer gran corredor de hidrógeno de la Unión Europea y posteriormente se ha sumado también Alemania, un proyecto faraónico denominado H2Med.